Un manejo para mejorar la calidad de vida

Las cardiopatías congénitas son las malformaciones congénitas más frecuentes y afectan aproximadamente el 1% de los nacidos vivos.

Aunque en algunas oportunidades, las enfermedades cardíacas adquiridas pueden afectar a los niños, las cardiopatías de origen congénito representan más del 90% de los problemas cardíacos en la edad pediátrica y están presentes desde el nacimiento.

Existen algunas asociaciones con medicamentos, infecciones o consumo de tóxicos durante el embarazo que se vinculan con cardiopatías al nacer, hasta un 30% de estas se asocian a síndromes genéticos, y con menor frecuencia tienen un componente hereditario. Sin embargo, en muchas ocasiones no se logra identificar la causa. 

El espectro de las enfermedades cardíacas congénitas es muy amplio y pueden existir más de 600 diagnósticos diferentes, con distintas presentaciones, manejos y pronósticos. Sin embargo, las cardiopatías más frecuentes son:

  1. Los defectos septales: la comunicación interauricular, interventricular, el ductus arterioso persistente.

  2. La tetralogía de Fallot.

  3. El canal auriculoventricular.

Los hallazgos al examen físico y edad de presentación, varían según el compromiso que generen en la función cardiaca, por lo que algunos niños al nacer o durante los primeros días de vida pueden tener graves afectaciones en el estado de salud. 

Las cardiopatías menos severas pueden manifestarse en los lactantes o niños pequeños como fatiga para la alimentación, la dificultad respiratoria e incluso la coloración violácea en la piel. Otras veces es el pediatra durante la revisión quien detecta un soplo cardíaco. En todos los casos, el diagnóstico se debe confirmar con un ecocardiograma y el niño debe ser evaluado, en un centro especializado, por un grupo de especialistas en enfermedades cardíacas congénitas para definir el manejo.

Signos de alarma

  1. Episodios repetidos de bronquiolitis o neumonía.

  2. Bajo peso (el niño no tiene el peso adecuado para su edad).

  3. Fatiga al alimentarse.

  4. Dificultad para respirar.

  5. Coloración morada en boca, dedos o piel.

Las opciones actuales para el manejo de las cardiopatías permiten que muchos niños que las padecen, incluso las más complejas, tengan buena calidad de vida. El servicio de Cardiopatías Congénitas del Hospital San Vicente Fundación ofrece atención integral a niños y pacientes adultos que tienen problemas cardíacos congénitos y adquiridos (alteraciones del corazón), identificando la patología y generando un diagnóstico para su posterior tratamiento médico. 

¿Quieres ser patrocinador de nuestros eventos?

Haz clic aquí
Familia